Make your own free website on Tripod.com

Inicio

Bienvenidos

Visión / Misión

Historia

Uniformes

Cursos

Boletín

Calendario

Contáctenos

Capítulo 11

SER CORTES Y OBEDIENTE

"Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre

para con todos los hombres" Tito 3:2

 

La cortesía es la embajadora de un corazón lleno de amor que sale en busca de amigos. Una persona cortés es como un hogar amigo con un hermoso parqué y hermosos muebles, o como una deliciosa torta cubierta de glasé o como un rostro humano con una cálida y radiante sonrisa. Un menor JA cortés con los demás, es respetado y reconocido como una persona íntegra y correcta.

"Muchas gracias, Juan", es la expresión agradable que debe brotar de nuestro labios cuando un amigo nos ofrece una barra de chocolate o nos presta cualquier favor. "Discúlpeme, señor", son las palabras de quien involuntariamente, pisa los pies de otra persona. "Por favor, páseme las papas", es la respetuosa manera de pedir un plato cuando estamos a la mesa, en una comida. "Lo siento mucho", es la frase apropiada que debes pronunciar cuando, accidentalmente, chocas con un compañero en los corredores del colegio..

La cortesía le da color, belleza y calor a la vida. Sin ella, los días son tan estériles como un desierto, tan fríos como los vientos helados de la Antártida y tan inaccesibles como los peñascos de una montaña.

El diccionario define la cortesía como delicadeza, amabilidad, urbanidad. Cuando pensamos en la cortesía, nos acordamos enseguida de Sir Walter Raleigh, el famoso caballero inglés que puso su costosa casaca sobre el barro para que la reina Elizabeth pudiera pisar sobre él hasta llegar a un lugar más seco. Si esto realmente sucedió, fue sin duda un gesto galante practicado por un noble caballero.

Felizmente, hay más jóvenes y señoritas corteses que descorteses. Cierto día cuando llegué al campus de un gran colegio de nivel secundario, me encontré con un joven que me saludó con una expresión muy cariñosa: "Usted no sabe cuan felices estamos por que ha venido", que dijo, pronunciando esta frase como sintiendo, realmente, lo que decía, y su saludo cortés me hizo sentir como si mi presencia fuera necesaria y deseada en aquel colegio. Mi semblante lució más alegre y fui capaz de predicar mejores sermones debido a ese acto tan gentil.

Una tarde, cuando visitaba un colegio cristiano, una amable joven me buscó durante la hora de aconsejamiento. Se la veía muy viva y animada y cuando atravesó la sala y se acercó a mí, pude ver que no tenía problemas. Su semblante se iluminó como si fuera una lámpara. Se sentó a mi lado, en el sofá, sonrió de manera muy graciosa y me dijo: "En realidad no tengo ningún problema, pastor, pero vine para pedirle que me está gustando mucho la semana de oración". Me sentí como si me hubieran envuelto la refrescante brisa de la primavera.

La cortesía es aquel calorcito extra que proyectas en la vida y que calienta el camino frío por el cual tiene que pasar la humanidad. El calor necesita ganarse. Pero cuando Jesús está en el corazón, hay calor en abundancia. El calor espiritual nos da la energía necesaria para andar la segunda milla, la milla de la cortesía. Se necesita hacer un esfuerzo para eso, pero vale la pena. La cortesía te recompensa grandes dividendos a ti y a los que son tocados por la bondad de tu vida.

Algunos jóvenes son descorteses. ¿Por qué? ¿Pensaste en eso alguna vez? Puede ser que tengas un hogar dividido en el que la madre es cristiana y el padre no, o viceversa. Hay problemas en ese hogar que afectan a los hijos. Los jóvenes son fácilmente influidos por los problemas del hogar y preocupados don eso, se olvidad de ser corteses. Por eso no debemos ser descorteses al juzgarlos. Pueden tener razones para sus reacciones.

Otros jóvenes no son corteses porque piensan que la cortesía es para la "gente grande". Quieren ser jóvenes y no adultos. Déjame hacerte una pregunta: ¿ Por qué debería ser la cortesía más natural en la vida de un adulto que en la de un muchacho o una chica? ¿Una buena sonrisa y un acto cortés son apropiados para los adultos, pero no para ti? ¿Quién quiere ver a un joven sin sonrisa y sin cortesía?.

Todos aprecian la cortesía. Supongamos que compartes tu almuerzo con un muchacho y que no siquiera te dice? "Muchas gracias:, ¿Qué piensas de él? ¿Te quejas cuando los otros son amables y bondadosos contigo? ¡Sin duda que no! Por el contrario, eso te gusta y mucho. La cortesía debe ser practicada en todas las edades, tanto por los adultos como por los jóvenes.

Conocí jóvenes y señoritas que decían con sus actos, que ser cortés es ser pedante. ¿Es cierto eso? ¿Para qué se necesita más valor, para rezongar y arrugar la nariz o para decir sonrientes: "Muchas gracias"? Dejo este asunto contigo de que uno necesita esforzarse para ser un caballero o una dama.

Algunos jóvenes son demasiado perezosos para ser simpáticos. Los conductores de los ómnibus y las azafatas de loa aviones te dirán que la gente quiere ser simpática pero que es demasiado perezoso para serlo porque eso exige un pequeño esfuerzo extra.

Pero, el mayor obstáculo para ser corteses, es el temor a lo que dirá o pensará "la pandilla". Ser corteses cuando la pandilla califica a los que así proceden de "pedantes", "cuadrados" y "maricas", es tener un valor de la más elevada calidad. Mantener la cabeza y los hombros levantados sobre la multitud y actuar correctamente mientras los demás se sientan en el banco del escarnio y se burlan de ti es, realmente, un acto de heroísmo.

¿Qué es más importante, la pandilla o Dios? ¿De quien recibes órdenes, de la pandilla o de Dios? ¿Quién conoce mejor las cosas, la pandilla o Dios? Sé siempre cortés y haz lo recto sin importarte lo que la multitud diga o piense. Aun si el matón de la barra recibe la orden de "liquidarte", no te dobles, continúa siendo cortés a semejanza de Cristo.

Cierta vez el hijo de un evangelista cantó un solo en la carpa donde su padre predicaba, y una pequeña multitud de muchachitos de la calle se juntó afuera. Al finalizar la reunión, rodearon al niño que había cantado y uno de ellos le dijo con burla: -¡Eres una mujercita! -No – Respondió Pablo, el pequeño cantor-, no soy una mujercita. Yo siempre canto en las reuniones de mi padre.

-Eres una gallina- repitió el que hacía de jefe-. Ven afuera y te demostraré que eres una gallina.

La banda obligó al cantor a salir afuera, donde el "matón" lo esperaba.

-Ahora, prepara tus puños y comienza a pelear – dijo el fanfarrón- ¡Sé hombre!

Pablo no sabía que hacer.

¿Vieron? ¿No dije que eras un gallina? –Se burló del matón, y toda la banda comenzó a reír a carcajadas. Eso sublevó a Pablo e hizo lo que no debería haber hecho; perdió la paciencia y le dio una trompada en la nariz al desafiante, que cayó contra la loma de la tienda y quedó enterrado entre las cuerdas.

Eso terminó con al argumento, y mientras los adultos salían para ver que pasaba, la banda huyó en todas direcciones. Pablo quedó allí aguantando las consecuencias y viendo al matón levantarse de mal humor e irse desmoralizado con la nariz sangrando.

En este incidente, el espíritu de la pandilla fue tan fuerte que el diablo logró controlar a todos y durante un minuto, hasta la calma de Pablo se dejó influir por él. La presión del grupo fue demasiado fuerte para ese joven bien intencionado.

"No seguirás a los muchos para hacer mal" es el consejo que la Biblia nos da en Exodo 23:2. Los menores necesitan tener un fuerte autocontrol para resistir la influencia malévola del grupo. "Una falta de cortesía, un momento de petulancia, una simple aspereza o una palabra dicha sin pensar, perjudicarán su reputación", escribió Elena G. de White y añadió que "eso puede cerrar el acceso a los corazones al punto de que no pueda alcanzarlos nunca más"(Testimonios, t. 5 p 335)

La cortesía y la delicadeza ganan almas para Cristo. "Si nos humilláramos delante de Dios", escribió Elena G. de White, y "fuéramos bondadosos, corteses, compasivos y tiernos de corazón, habrían cien conversiones donde ahora hay una"(Testimonios, t. 9 p 189).

La cortesía cristiana debe ejercerse principalmente en la familia. "Si falla en el ejercicio de la cortesía cristiana, en la paciencia y en el amor a su familia, Dios y los santos ángeles se retirarán tristes; y en lugar de ser la luz del mundo, será fuente de oscuridad (Historical Sketches, p 140)

Sería bueno que recordáramos siempre que la manera como nos conducimos fuera de casa revela el tiempo de vida que llevamos dentro de ella. Debido a su falta de delicadeza en el trato con los demás algunos jóvenes y señoritas dan la impresión de que son maleducados en sus hogares. Esto es una pena, porque ninguno de nosotros quiere intencionalmente provocar la crítica a nuestros padres por causa de la manera como actuamos.

"Los extraños pueden leer, como en un libro abierto, la historia de la vida familiar, observando el comportamiento de los niños fuera de su casa. Leen ahí los deberes no cumplidos, la falta de atención, la falta de abnegación, la tendencia a la discusión, la impaciencia, la irritabilidad"(Hijos e hijas de Dios, p 113)

Jesús fue cortés y atento, aun en el momento de la crucifixión. Cuando lo clavaban en la cruel cruz, oró por sus verdugos diciendo: "Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen".

En vez de pensar en su propia agonía en la cruz, Jesús escuchó compasivamente el pedido que la hacían el ladrón moribundo: "Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino". Suave y melodiosamente, vino la respuesta: "De cierto te digo hoy, que estarás conmigo en el paraíso"(Luc. 23:42-43)

Al ver a su madre a los pies de la cruz, quebrantada como si su corazón hubiera sido traspasado por el dolor, llamó a Juan y le dijo con ternura: "Lleva a mamá a tu casa y cuida de ella" y a su sufriente madre le dijo: "Mamá, Juan te dará un lugar en su casa. No te aflijas. Todo saldrá bien"(Jn. 19:25-27) Aparentemente, José el padre legal de Jesús, había fallecido y por eso

Jesús debió preocuparse de proveer un hogar para su madre después de su partida. Juan aceptó el pedido y llevó a María a su casa. ¡Que compasivo, cortés y cariñoso era el Salvador! En la misma hora de la muerte en vez de pensar en los intensos sufrimientos que pasaba y en su propia agonía cuidó con todo cariño de su madre.

Antes de la crucifixión la turba había escupido en la cara de Jesús. Dijeron toda suerte de improperios contra él, acusándolo de los mayores pecados. Sin embargo, nada respondió, ni siquiera ante las más grotescas mentiras. Fue siempre cortés hasta con sus perseguidores ¡y así debemos ser nosotros también!

Al preparar a sus seguidores para las pruebas y persecuciones que tendrían que enfrentar les dijo: "Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes a cualquiera que te hiera ponerlo a pleito y quitarle la túnica, déjale también tu capa y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con el dos... Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos" (Mat. 5:39-45)

Hay algunos chicos y chicas que sencillamente no saben como ser corteses. Aunque son sinceros son tímidos, vergonzosos y tienen miedo de hablar. Si ese es tu caso, no te desanimes, porque tu dificultad es solo el retraimiento y quizá lo que necesites sea un poco de práctica. Esta noche, antes de acostarte, ponte delante del espejo y repite con sinceridad diez veces, estas palabras mágicas: "Muchas gracias, "discúlpeme", "lo siento mucho" y "por favor".

Mañana, en la primera oportunidad que tengas esa la expresión adecuada y te sorprenderás por la facilidad con que la pronuncias. No dejes, sin embargo, que este hermoso procedimiento sea solamente de labios y te olvides de ser sincero.

EL gerente de una gran tienda hizo colocar un grabador escondido cerca de la caja, para que cada vez que un cliente pagara su cuenta oyese automáticamente un "Muchas gracias" Sin embargo, la idea no funcionó porque a la grabación le faltaba sinceridad. El gerente descubrió que la cortesía artificial no producía buena voluntad.

Ahora tratando de ser prácticos, hagamos una lista de algunas formas en que podemos ser corteses.

Cuando vayas en el auto con tu padre y veas a una abuelita, un anciano o una joven, esforzándose para cambiar el neumático a la orilla de la carretera, pídele que para y la ayude.

La próxima vez que vayas en ómnibus y veas que una anciana está de pie, ofrécele tu lugar, porque es más fácil para ti quedar de pie que para ella. Dile: ¡Siéntese, por favor".

Cuando mañana temprano vayas a la escuela y encuentres al director o a u no de los profesores en la vereda, dile con una sonrisa: !Buenos días, profesor!. Todos ellos tienen sus grandes responsabilidades y preocupaciones y un saludo tal contribuirá a aliviar la carga.

La próxima vez que andes por la calle con tu mamá o tu hermana, colócate del lado del cordón de la vereda para servirles de protección contra cualquier automóvil que pase.

Cuando salgas de un ascensor o cuando recibas cualquier cosa, agradece siempre, diciendo un cordial "¡Muchas gracias!"

La expresión "por favor" es sencillamente mágica, úsala siempre que pidas algo al estar a la mesa. Recuerda que las buenas maneras son la marca registrada de un buen hogar. Un semblante alegre refleja alegría y una sonrisa anda una milla más. Todo eso hará que la cara de los demás brille y disipe, como el sol. La oscuridad provocada por las negras nubes de la vida. ¿Sabías que la palabra mas larga en inglés es sonríe( SMILES)? Es la más larga porque hay una milla (MILE) entre la primera S y la última S.

Puedes y debes ser cortés en la elección de tus vestuario. No te gustaría ir la iglesia con esas ropas llamadas "modernas" y "deportivas", ¿verdad? Cuando vayas a comer a la casa de un amigo, asegúrate de que tus ropas estén limpias y bien planchadas, y que tus cabellos estén bien peinados. ¡No te vistas como un vagabundo! Si eres pobre y no puedes lucir siempre ropas nuevas, recuerda que eso es una adicional para conservar limpias las que tienes. Nadie se ofenderá si andas aseado.

La cortesía produce grandes dividendos. Un señor de Pennsylvania regresaba del trabajo en ómnibus a su casa cuando el chofer paró para ayudar a una ambulancia que estaba atrapada en la nieve. Este y otros pasajeros bajaron para empujar la ambulancia. Al llegar a casa el señor descubrió que el enfermo que llevaba la ambulancia era su propia esposa. Vale la pena ser cortés ¿no te parece?. Esto me recuerda una frase que he visto en muchas carreteras: "Dirija con cuidado. La vida que salva puede ser la suya".

Cierto día una mamá le dijo a su hijita de 10 años. "Escucha querida, toma este ramillete de flores fragantes y llévaselas a doña María, la abuela que vive al final de la calle". Al volver, la madre le dijo: "Ahora hijita, huele tus manos". La niña las olió y notó que todavía estaban con el perfume de las flores que había llevado. La madre aprovechó la oportunidad para llamar su atención al hecho de que las flores siempre dejan su perfume en la vida. Cada acto de bondad que practicamos hace de nosotros una persona más perfumada, cada acto de cortesía es la dádiva de una flor que deja en nosotros la fragancia de la bondad.

Un muchacho o una chica cortés también es obediente, porque la cortesía es sinónimo de respeto y deferencia. Si respetas a tus papás, los obedecerás. Si respetas a tu país, obedecerás sus leyes. Si amas y respetas a Dios, obedecerás su ley y guardarás la Ley y el Voto JA.

La fiel obediencia a Cristo y una vida consecuente con sus creencias es la mayor necesidad de la iglesia hoy. Roberto Spaer, un bien conocido misionero protestante, dijo lo siguiente: "Después de liderar y hacer obra misionera durante treinta años, llegué a la conclusión y a la convicción de que el mayor problema misionero es, precisamente, la falla de los cristianos al no vivir a la altura de su profesión de fe". Un rabino judío, dijo: "¡Los judíos rechazaron a Cristo, y los cristianos lo estropearon!" El Mahatma Ghandi, el gran líder Hindú, podría haber sido cristiano si hubiera visto más cristianismo en la vida de los que dicen que viven para su señor.

Permíteme ilustrarlo: El mandamiento dice: "no matarás", pero la larga y cruel historia de la humanidad se escribió con sangre. Los niños de un jardín de infantes de una escuela de Nueva York escribieron una carta acerca de este asunto a Warren Austin, el representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas. Los niños habían aprendido que el odio y la guerra son contrarios a la ley de Dios y la carta decía lo siguiente:

"Hacer la guerra es pelear. Las personas se odian y se sacan la ropa unos de los otros. La gente debería pensar en no hacer la guerra. No deberían tener cañones. En la escuela dominical, todos dicen: ‘No matarás’. Las personas deben ser buenas.

"¿Por qué las personas no se aman unas a las oras y no ayudan a todos? ¿por qué no hacen algunas casas para que vivan las familias pobres, y por qué no tiene mas vacas, mas caballos, mas ovejas, mas manzanos, mas perales, mas durazneros? ¿Y por qué no le enseñan a los demás a hacer las cosas a ser peluqueros o cualquier otra cosa parecida?

"Por favor, pídale a Dios para que los niños de otro lado del océano, de América y de todos los países del mundo sean mejores. Lo saludamos con aprecio".

Obedecer a Dios es ser tan específico como sus demandas. El cuarto mandamiento, por ejemplo, es para santificarlo... El séptimo día es reposo para Jehová tu Dios, no hagas en él obra alguna"(Exo. 202:8-11). Desde el viernes al a puesta del sol hasta el sábado a la puesta del sol es el periodo de veinticuatro horas separado por el Creador para que descansemos del trabajo. Hay deleite y placer en guardar este hermoso día de Dios. Lee Isaías 58:13.

Dios no sólo nos pide la séptima parte de nuestro tiempo, nos pide también la décima parte de nuestros recursos. "Traigamos sus diezmos al tesoro del templo", dice Dios. Casa del tesoro es la iglesia, que debe ser sostenida con los diezmos y las ofrendas voluntarias dadas por los fieles (Mal 3:10 DHH).

Un diezmo representa un centavo de cada diez. Una niñita que había ganado una moneda de un peso y que había aprendido el principio cristiano de diezmar, le pidió al padre que se la cambiara por 10 monedas de 10 centavos cada una. Enseguida dio su primera moneda a Jesús, después le dio al papá, otra a la mamá y aun a cada uno de sus hermanos, hasta que finalmente quedó solamente con una. Mirando la monedita que le sobró, la pequeña resolvió darle también a Jesús, tal como había hecho con la primera. Cuando su madre le preguntó por que daba todo, ya que Dios no nos pide tal cosa, respondió: "La primera moneda ya le pertenece a Dios y la última la quise dar como ofrenda". Ella había recibido todo de Jesús de gracia y de gracia se lo devolvía.

Un indio norteamericano tenía un billete de 2 dólares y le pidió al pasto que se lo cambiara por dos de uno.

-¿Me da dos billetes de un dólar?

El pastor se lo cambió, preguntándole para que los quería.

-¿Para mi esposa poder dar uno al Señor –dijo-, y yo el otro.

Cuando el pastor descubrió que esos dos billetes era todo lo que el indio poseía, decidió explicarle que no necesitaba dar todo. Que era demasiado para dar. A lo que el indio respondió:

-Puede ser demasiado para hombre blanco dar, pero no para indio y esposa que recibieron amor y misericordia de Jesucristo, nuestro Señor.

En los lejanos campos misioneros el evangelio es más apreciado por los nuevos conversos que en nuestras tierras. Un día una señorita oriental conversaba con un joven norteamericano que le preguntó: "¿Cuál es la religión de la mayoría de la gente aquí? Le preguntó él. "El budismo", respondió ella "Bueno" dijo el joven, "después de todo eso no tiene mucha importancia, porque todas las religiones van al mismo lugar".

La joven lo miró y le dijo: "Si usted viviera en mi país no diría tal cosa.. He visto lo que los siglos de superstición, miedo e indiferencia para con los problemas sociales hicieron con mi pueblo. Necesitamos la verdad y el estilo de la vida del cristianismo. Cuando me convertí en cristiana me costo algo. Si su religión le hubiera costado algo, sería consciente de su superioridad. Mi país necesita a Cristo".

Cuando un joven chino o japonés se convierte es desheredado. Sus padres budistas se ponen tan furiosos que lo desheredan. Hacerse cristiano y particularmente adventista del Séptimo día, puede significar la pérdida de los favores y de la buena voluntad de los padres y la pérdida de una buena fortuna en propiedades.

He visto casos de padres mundanos que les exigen a sus hijos temerosos de Dios que tomaran bebidas alcohólicas, fumaran y los acompañaran a los teatros y cines. Al negarse a hac3r esas cosas para no ofender a Dios, esos hijos fueron acusados de desobedientes. Pero para ellos, obedecer a Dios era su primera lealtad.

Este sentido de la presencia de Dios y de lo que él pide de nosotros, es lo que hizo grande a José. Recuerda que cuando la esposa de su señor lo tentó, no dijo: "¿Qué es lo que van a decir los demás?" Al contrario, reconociendo que su primera responsabilidad era para con el cielo y sus leyes, exclamo: "¿Cómo pues haría yo este gran mal y pecaría contra Dios?" (Gen. 39:9)

Los cristianos tienen que enfrentar constantemente en esta vida los problemas resultantes del conflicto que hay entre las leyes y tradiciones humanas, y la ley divina de los Diez Mandamientos y los principios del evangelio. Elena G. de White, dice que cuando Jesús era solo un niño en Nazareth, los rabinos lo vieron en su casa y le preguntaron a sus padres por qué no mandaban al chico a la escuela rabínica. Jesús respondió por si mismo que él no podía ir a un lugar donde las leyes de Dios eran anuladas por las tradiciones de los hombres. Sus respuestas fueron claras y se basaban en la Biblia(Véase Vida de Jesús, Libro que la señora White escribió para los muchachos y chicas). Jesús ponía a Dios como el primero, el último y el mejor de todas las cosas.

En la naturaleza, todos los seres vivientes obedecen la voz del instinto. La migración y el vuelo de los pájaros ilustra el cuidado que tiene Dios por sus criaturas. El único ser vivo que no obedece a Dios es el hombre, aunque es la más elevada de todas las criaturas. ¡Qué maravillosa lección podemos aprender del mundo de los animales y de los pájaros!.

Los días 6 y 7 de marzo de 1962 se desató una terrible tempestad sobre la costa atlántica de los Estados Unidos que barrió todo el litoral, desde Long Island en Nueva York, hasta Miami Beach, en la Florida. Uno de los lugares mas castigado fue una isla llamada Chincoteague, en la costa de Virginia. Centenares de personas abandonaron la isla tan pronto pudieron y buscaron seguridad en el continente.

El Sunday Star, diario de Washington, publicó un reportaje sobre un perro que no quiso dejar la casa de su dueño en la calle North Main Street. Una foto mostraba al fiel animal en actitud vigilante al frente de la casa derribada. Lo único que quedaba de ella era un recipiente de basurero de 200 litros y un gran montón de maderas rotas. EL cuadro era desolador y de una fría e implacable realidad, pero la fidelidad de aquel perro que no quiso abandonar la casa de su dueño trajo calos a mi corazón.

Los actos practicados por esos animales nos enseñan lecciones extraordinarias de fidelidad, obediencia y confianza. Los hijos de Dios deben dejar que el Espíritu Santo los controle porque él opera de tal manera en los corazones y las mentes receptivas, que la voluntad de ellos queda del lado de la obediencia de la fe y de la acción.

Seguramente oíste o viste un aparatito electrónico llamado "radiomensaje" ó (viper), que es una especie de timbre que se lleva en el bolsillo o colgado del cinto. Es un pequeño y extraordinario receptor transistorizado, no mayor que la palma de la mano y trabaja de la siguiente manera: Supongamos que su dueño es un hombre de negocios que tiene que andar continuamente por las calles de la ciudad. Si cuando está fuera de la oficina su secretaria recibe un mensaje importante de un cliente, marca el código del aparatito que, inmediatamente, comienza a tocar su "bip bip". La bocina del aparatito toca tres veces, con intervalos de treinta segundos. Eso significa que de la oficina lo llaman y el hombre de negocios busca entonces un teléfono público y entra en contacto con su oficina.

Este pequeño receptor es tan sencillo como un radio portátil y funciona no solo cuando es accionado por la propia central, sino también por medio de cualquier teléfono si es que se sabe el número correcto.

Lo mismo, pero con mayor perfección aun, funcionan ahora los teléfonos celulares.

Pues bien Dios sabe cual es nuestro "número" y trata siempre de estar en contacto con nosotros a través del Espíritu Santo. Desea que obedezcamos la voz de la conciencia y que siempre estemos en contacto con la central del cielo. Cuando obedecemos a Dios y sus leyes, su gracia fluye a través de nuestra vida.

Muchachos y chicas, sed corteses y obedientes porque estas características forman parte integrante de la ley JA.